8 de julio de 2010

El Perro del Hortelano



¿Qué rosa, al llorar la aurora,
hizo de las hojas ojos,
abriendo los labios rojos
con risa a ver cómo llora,
como ella los puso en mí,
bañada en púrpura y grana;
o qué pálida manzana
se esmaltó de carmesí?

Teodoro a Marcela: El Perro del Hortelano

3 comentarios:

  1. A LAS ÓRDENES DEL VIENTO



    Me habría gustado ser discípula de Ícaro.
    Hubiera sido hermoso festejar
    las bodas de Calisto y Melibea.

    Me habría gustado ser
    un hitita ante la Reina Nefertari
    el joven Werther en Río de Janeiro
    la deslumbrante dama sevillana
    por la que Don José rechazó a Carmen.

    Yo quisiera haber sido el huerto del poeta
    con su verde árbol y su blanco pozo
    el inspector fiscal
    con el que conversara Maiakovski

    Me hubiera gustado amarte. Te lo juro.

    Solo que muchas veces la voluntad no basta.


    Raquel Lanseros

    ResponderEliminar
  2. Al leer esto me entra una gran rabia por dentro por no conocer a fondo practicamente ninguna de las historias mencionada.
    Me tengo que poner pero ya. A ver si en mi exilio...

    ResponderEliminar
  3. El perro del hortelano, que ni come ni deja comer al amo ._.

    ResponderEliminar