20 de agosto de 2011

Absurdos primates


¡Qué moderno es el sexo! ¡Qué diferente a todo lo que se ha visto hasta ahora! ¡Qué diferente de nuestras raíces como especie!

Los cuerpos desnudos de las mujeres se exhiben en las discotecas más caras del mundo como un "producto" (literalmente) de lujo, como si fuera algo sólo apto para los más ricos. Muestran sus falsos encantos muñecas que cobran miles de euros al día por practicar la profesión más antigua del mundo.

¿No es irónico que ese exclusivo mundo de desmadre, sexo, alcohol y drogas use como truco final lo más obvio e inherente al ser humano? ¿Cómo puede ser "lo más", "lo último", "lo más VIP", lo más natural del ser humano, es decir, la desnudez?

Todo ello demuestra en el estúpido círculo que rodea al hombre. La falta de ideas, la falta de valores, la hipocresía, la superficialidad, la estupidez humana.

En el mundo donde lo soez nos rodea a diario, una rudeza que adulamos y bautizamos como sinceridad, unas faltas de respeto que no se deberían tolerar ni por un segundo, unos extremos impensables hace unos años, nos remitimos a la desnudez como lo prohibido.

¿Sin darnos cuenta? seguimos estancados en siglos atrás desde el punto de vista social. ¿Y nosotros nos creemos modernos e innovadores, absurdos primates?


No hay comentarios:

Publicar un comentario